Bonjour Hello!

Hasta ahora he evitado el tema del Español de Estados Unidos porque la verdad es un tema taáan complicado… Hay mucha política involucrada, muchos sentimientos en conflicto, y muchas cuestiones de identidad de los que los hablantes del español de Latinoamérica nunca nos hemos preocupado. Pero he aquí un comentario sobre una experiencia personal que he tenido con el español aquí.

Según el censo del año 2000, el 23% de la población de Pima, el condado donde vivo, hablaban en español en del hogar. (Con razón a veces me he sentido como en un extraño limbo latinoamericano). Seguramente en el nuevo censo de 2010, cuya información está siendo procesada todavía, el porcentaje vendrá más alto.

Haga clic en la imagen para verla en su contexto original.

Porcentaje de la población de Arizona que usa el español como primera lengua en el hogar. El mapa está separado por condados. (Datos: Censo 2000. Ilustración creada por Mortadelo2005, usada bajo licencia CC-2.5-BY).

Un factor que hay que tener en cuenta es que en el Suroeste de Estados Unidos hay dos tipos de latinos: Los que han estado en aquí desde que esta tierra era México, y los que han llegado en los últimos 30 años. (Eso sin contar a las familias que siempre han sido transfronterizas, a los pueblos indígenas como los Tohono O’odham que hablan español en un lado de la frontera e inglés del otro lado… El mosaico es complicado). Los dos macrogrupos de latinos no siempre están de acuerdo en todo, y de hecho muy frecuentemente se encuentran en lados contrarios del espectro político. Pero talvez la diferencia más visible entre los dos grupos es que los latinos de más larga data, aún cuando se identifiquen muy fuertemente con la identidad latina, no siempre hablan español. Así que, aún si uno ve de reojo a alguien que pudiera ser latino, no se puede saber si la persona habla español o no. Y recuerden que identificar a los latinos no siempre es fácil. Nosotros venimos en todas las presentaciones, desde rubio escandinavo hasta negro Madre África.

(Para que vean cuán complejo es el asunto de la lengua y la cultura, les hago a ustedes la siguiente pregunta: ¿Ustedes creen que una persona se puede llamar a sí misma latina sin hablar español? — De fijo les salieron muchas razones en la mente de porqué sí y porqué no… Aquí se lo han estado preguntando durante muchos años, y les respuestas son desde muy intelectuales hasta completamente viscerales. Si de veras quieren saber más al respecto, pueden leer los artículos sobre los Chicanos y sobre el español de Estados Unidos en Wikipedia. Pero si no tienen tiempo, tómenme la palabra. Es complicado. Una cosa de la que estoy orgulloso es que, durante mis viajes, he tenido oportunidad de conocer muchas de las diferentes culturas que componen Latinoamérica. Pero la cultura latina del Sur de Estados Unidos está resultando ser un reto supremo).

Hay una situación divertida que se deriva de todo esto: Es obvio que mucha de la gente alrededor mío habla español, pero, ¿cómo saber quién lo habla y quién no? La apariencia no es para nada un factor que ayude. Pero fijo que, si oigo a alguien hablar en español, yo intentaré hablar español con esa persona. Así que, ¿cómo hago para sortear el obstáculo del idioma? Es aquí donde la solución canadiense nos puede dar una respuesta. En Québec, la provincia francoparlante de Canadá, es común que si un cliente desconocido entra en una tienda, la persona que atiende no lo salude ni en francés ni en inglés, sino en los dos: Bonjour Hello! Esta forma híbrida le da la opción al cliente de contestar en inglés o en francés, y así la interacción continúa en el idioma que el cliente elija.

Haga clic en la imagen para ir al sitio de entrenamiento bilingüe de Parks Canadá

Saludo multilingüe (Imagen propiedad de Parks Canada Parcs Canadá, una agencia del gobierno de Canadá. Todos los derechos reservados).

“¡Esa es una idea inteligente!”, pensé yo pocos meses después de haber llegado aquí, y desde hace algún tiempo he tratado de usar la forma Hello Buenas si sospecho que alguien podría ser hablante del español. Siempre soy muuuy cauteloso, por supuesto, y lo hago solo si me parece que la persona estaba hablando español anteriormente, o si la persona tiene un acento extranjero que claramente indique que es hablante del español.

¿Que cómo me ha ido? Pues alguna gente me contesta en inglés, y alguna gente me contesta en español. Creo que he notado un patrón, y aquí va mi hipótesis al respecto. Uno pensaría que la gente que trabaja en el sector servicios siempre me va a contestar en español (porque “desean” atenderme como parte de su trabajo), pero eso no siempre ha sido cierto. Los resultados están más en línea con lo que la teoría sociolingüística predice: Aquella gente que siente menos presión para ser parte de la sociedad angloestadounidense, la que ya tiene sus necesidades satisfechas, normalmente pueden expresar su identidad única y diferente y se siente cómoda hablándome en español. Esta gente incluye, hasta ahora, a los estudiantes de la UArizona y la gente que trabaja dando la bienvenida en los supermercados.

La gente que tiene trabajos físicos, por el otro lado, me contesta de vuelta en inglés y normalmente se niega a hablarme en español. El fontanero de mis apartamentos, por ejemplo, se llama Jorge, pero insiste en hablar en inglés y que lo llame “George”, a pesar de que lo saludo en español. Sammy, el vendedor de perros calientes del Día de los Muertos, no me respondió en español, por más que yo le dijera las cosas en la lengua de Neruda. (De hecho, en esa entrada del blog, Día de los Muertos Parte 2, yo ya había mencionado que había algo extraño con la relación entre Tucsón y el idioma español). Esto probablemente tenga que ver con el hecho de que estas personas, que tienen trabajos menos prestigiosos, estén tratando de integrarse a la cultura mayoritaria, y por eso se esmeran en crear una imagen compatible con esa cultura. Quienes ya “tienen qué comer”, por el otro lado, pueden darse el lujo de acceder a una identidad cultural divergente de la identidad mayoritaria. De nuevo, esto es una hipótesis, pero creo que no es una hipótesis descabellada.

¿Cuáles han sido las experiencias de ustedes con el español de Estados Unidos?

Esta entrada fue publicada en Datos ñoños, Rolando. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s