Frío

La cosa comenzó en noviembre cuando los árboles comenzaron a ponerse de colores. Los días ya no quemaban tanto (eso siempre es bueno), y las noches comenzaban a caer más temprano. Un día vino el señor de mantenimiento a encenderme el gas para la calefacción de la casa. “No creo que lo vaya a necesitar,” le dije yo. “Sí, lo va a necesitar…” me respondió mientras encendía la perilla. Como nunca me ha molestado mucho el frío, no me preocupé por lo que me decía el señor… Seguro estaba exagerando. “Y además, vivo en el sur de los Estados Unidos, casi en el norte de México,” me decía a mí mismo. “Cuán frío se puede poner…”.

En diciembre la cosa empeoró. Antes de irme a Costa Rica las temperaturas en la madrugada podían llegar a 0°C… Una noche la temperatura llegó a -5°C. (Esa noche hice un pequeño experimento: Puse un poco de agua sobre las matas a ver si se congelaba. Por alguna razón que no entiendo, el agua no se congeló). Y aún estando en Costa Rica escuchaba rumores de que en Tucsón la cosa estaba tan fría que quería caer nieve (Rumor 1, Rumor 2). Pero volví, y aunque en la noche ciertamente hacía mucho frío, todavía no llegábamos a ningún punto de no retorno.

Y entonces llegaron los días 3, 4 y 5 de febrero. Si ven la ilustración de abajo, podrán ver hasta dónde llegamos.

Clima del 3 de febrero a las 9 de la mañana. El gráfico del pronóstico del tiempo es propiedad de azcentral.com.

Menos dieciséis grados centígrados. (Y sin nieve, porque aquí no hay suficiente humedad para que caiga nieve. Meh…). Yo nunca había sentido algo así. Uno sale a la calle, y durante el primer segundo todo está bien. Pero cuando llega el segundo segundo, el frío se le comienza a meter a uno como agujas en la piel. Y entra por todo lado… El frío aprovecha cualquier güequito [sic] en la ropa y cuando uno se da cuenta lo tiene hasta en los güesos [sic]. Las tuberías de agua se congelaron así que no pude bañarme durante esos días. (De hecho, el agua caliente tardó dos semanas más en llegar, haciendo del baño una tarea insufrible. Ustedes podrán decir que soy un suavecito, pero los reto a bañarse apenas por encima del punto de congelación, en un ambiente bajo cero. ¡La gente se muere haciendo eso!). A muchísima gente en la ciudad se le congelaron las tuberías, entonces todos estábamos en las mismas. Era bastante gracioso ver a todo el mundo despeinado y sin bañarse… ¡Y las calles! En algunas calles había tuberías con fugas y cosas así, y esas calles quedaron cubiertas de hielo (el cual, por cierto, es sumamente resbaloso y peligroso). Pasaron varios días, pero finalmente a la siguiente semana las temperaturas volvieron a subir por encima de 0°C.

Damas y caballeros… eso es tener frío. No creía que pudiera vivir eso en esta parte del planeta, pero bueno, el calentamiento global no deja de sorprendernos. De hecho, en Tennessee hizo menos frío, ¡y allí había nieve, y todo! (Más sobre la nieve en el siguiente post).

Según la marmota Punxsutawney Phil, la primavera va a llegar temprano este año. (Hay una tradición en un pueblo de Pennsylvania que dice que, si una cierta marmota llamada Phil ve su sombra el 2 de febrero, entonces el invierno seguiré seis semanas. Si no la ve, el invierno se acabará rápido y pronto llegará la primavera). Aquí en Tucsón ya tenemos temperaturas bastante primaverales, y como que a los árboles les quieren salir hojas. Le tengo un poco de miedo al verano, pero si el invierno nos deparaba más temperaturas como esas, ¡le digo “adiós” sin ninguna pena!

Esta entrada fue publicada en Rolando, Viaje. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Frío

  1. Joan dijo:

    Rolando con frío… quién diría que una vez eso iba a llegar a pasar, jaja, nunca se me olvida aquella gira de Astronomía en el Irazú, yo congelándome y vos como si fuera una tranquila tarde de verano !

  2. Andrea Milián dijo:

    El frío en seco es lo peor. Recuerdo que en los últimos días del viaje a Italia un día la temperatura cayó de súbito como a 11ºC en el día, no sé como estuvo en la noche pero sé que las chiquillas y yo tuvimos que dormir juntas para no morir de frío porque se quemó la calefacción (plop!). El día que regresábamos a C.R., en la escala de Madrid sentí calientito y realmente estaba a 13ºC (lo que aquí en tiquicia se considera frío). Otra fue cuando me bañé en el albergue del chirripó (no lo recomiendo) casi me da hipotermia, aún después de frotarme con cofal, ponerme doble media, buzo con doble forro, gorrito bufanda, guantes y todo ese tipo de ñoñadas tardé como tres horas para medio recuperarme. Y pensar que ese par de experiencias ni se comparan con el frío de Tucson, pero ánimo Lolo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s