Fast Forward: Seis semanas

Seis semanas… Eso es más o menos el tiempo que ha pasado desde la última vez que pude postear algo en el blog. Han sido dos meses ocupados, como estoy seguro que ustedes saben. Por dicha hice muchas tareas, vi a mucha gente y me encontré con familia y amigos. ¡Terminé mi primer semestre en la Universidad de Arizona! ¡Y además pude salir a pasear por el mundo con mi novia! Sí, fueron dos meses de locos, pero muy bien aprovechados.

Hace seis semanas yo estaba en la parte más caliente del semestre. Por dicha me fue bien en todos los cursos (en todos obtuve una ‘A’), y aunque costó, entregué todos mis trabajos de la U listos y a tiempo. Mientras yo hacía mis trabajos la naturaleza misma cambiaba, y el verano comenzó a dar paso al otoño, haciendo que los árboles se volvieran rojos y amarillos. La gente salía a ferias de arte a comprar regalitos para una navidad que yo todavía veía lejana. Y una noche la temperatura llegó a -5°C… Fue en ese punto que me di cuenta que necesitaba encender la calefacción de la casa.

Los días pasan. (Haga clic en la imagen para ver una versión más grande la misma).

El frío trajo consigo los aires navideños, y como en todo lugar del planeta, la temporada se inauguró con ese evento esencial: las fiestas con los compañeros. (Pero no hubo amigo secreto este año… qué aburrido). Los lingüistas hicimos una pequeña fiesta el último fin de semana, ¡y estuvo bastante divertido! Las chiquillas tuvieron la idea de hacer una “estación galletera”: Hicieron galletas y lustre para las galletas… ¡pero! No pusieron el lustre sobre la galleta, sino que lo pusieron en tarritos para que la gente misma llegara a hacerse las galletas. Éxito rotundo. Otra compañera hizo pozol, y yo hice aporté a la injundia [sic] con un rompope casero al mejor estilo costarricense. ¡Por dicha gustó! Parece que el rompope de aquí es mucho más espeso que la versión tica, entonces eso causó sensación, e hizo que la bebida fuera consumida con celeridad.

Fiesta navideña en casa de Andréa. (Haga clic en la imagen para ver una versión más grande la misma).

Una semana antes de la fiesta tuve la oportunidad de hacer algo inusual: Pude salir de Tucsón y ver otra ciudad. ¡Y qué ciudad! Fui a Los Ángeles para hacer un exámen de japonés (el JLPT N3), y aproveché para visitar algunos puntos icónicos de la ciudad. Antes del examen fui a dar una caminata por Hollywood (que es como una calle larga con algunos teatros y muchas estrellas en el suelo), y después del examen fui al Barrio Chino y al Barrio Japonés. En total tuve unas 8 horas de exploración antes de tener que devolverme, pero valió la pena. Luego tengo que hacer una entrada completa sobre ese viaje, pero por ahora, les dejo algunas fotos para que se antojen.

Algunas fotos del viaje de un día a Los Ángeles. La estrella de Bela Lugosi es mi pequeño homenaje a la película "Ed Wood". (Haga clic en la imagen para ver una versión más grande la misma).

Y de repente, casi sin aviso, el semestre había terminado. Entregue todos mis trabajos, hice una maleta con toda mi ropa, y en medio de la madrugada me encontré tomando un bus para ir a Costa Rica. Sí, un bus: El viaje me tomó varias etapas, y la primera era el bus público de mi casa adonde tenía que agarrar el shuttle (microbús) que me llevaría al aeropuerto de Phoenix (a 150 kms. de distancia). Me tomó un bus público, una microbús, dos aviones y unas 15 horas, ¡pero llegué a Costa Rica! Y así fue: Después de 133 días, 9 horas y 20 minutos, la Expedición 17A había terminado.

Para llegar hasta Costa Rica tomé todo tipo de vehículos. (Haga clic en la imagen para ver una versión más grande la misma).

¡Volví a reencontrarme con mi novia, mi familia y mis amigos! El viaje estuvo muy bonito, por dicha. Obviamente tengo que escribir algo más de detalle, pero Lí ya hizo algunos excelentes posts sobre cómo estuvieron nuestros paseos por Costa Rica: Quepos-Manuel Antonio-Puntarenas, Vamos a hacer ciencia… aventura bribri montaña adentro y Puerto Viejo, Cahuita, Limón y gripe= el Sur del caribe costarricense. Chéquenlos y disfrútenlos. Por ahora, los dejo con un minimosaico de las aventuras por CRC. Las aventuras incluyeron piernas de cerdo, tamales, Churchill en Puntarenas, yuca talamanqueña, piquiniquis universitarios, ron con coco, pollo jamaiquino, pollo Chicken Bros, pescado con curry y una barbacoa mongoliana. Cuando Lí y yo viajamos somos como Bourdain, ¡pero más cool! Gracias, por cierto, a todos los que nos dieron de comer.

Algunas escenas del viaje por Costa Rica. (Haga clic en la imagen para ver una versión más grande la misma).

Y así, con las pilas puestas otra vez, la nueva Expedición 17B tenía que comenzar. Volví a Tucsón. Algo divertido es que, cuando estaba en el aeropuerto de Houston haciendo transbordo había un avión grandote de Emirates a punto de salir para Dubai. Yo estaba viendo el avión, y una aeromoza de Emirates llegó corriendo a preguntarme: “Señor, ¿usted va para Dubai? ¡Ya tenemos que salir!”. No tienen idea de la tentación que tuve de decirle “¡sí, vamos!” Vi el avión de Emirates despegarse de la manga y luego seguí mi camino. Cuando finalmente llegué a Tucsón no solo eran las 2 a.m., sino que era invierno, y la naturaleza había cambiado desde que me fui. Al salir el sol, pude ver que las hojas rojas y amarillas ya se habían ido.

Mismo árbol en noviembre y en enero. (Haga clic en la imagen para ver una versión más grande la misma).

Me sentía solillo cuando llegué, obviamente, pero poco a poco traté de acomodarme a estar aquí otra vez. En los días siguientes ordené la casa, conseguí útiles y libros… ¡Pude ir a la actividad de Obama en Tucsón! La ocasión obviamente no era la más feliz (fue por el tiroteo de unos días atrás), pero siento que la gente de la ciudad se sintió aliviada por la actividad. La bendición fue dada por un señor indígena de la tribu Pascua Yaqui, algo muy interesante y muy arizoniano (puede ver el video aquí), y la verdad el tono de la actividad fue respetuoso. Algo que me pareció muy sincero de parte de Obama fue que él dijo que “no importa cuánto dinero tengamos o cuánta popularidad hayamos tenido, sino cuán bien hayamos vivido y amado”, y al final del discurso de bajó del podio y le dio un beso a la Michelle, susurrándole cosas al oído. Un mae que quiere a la esposa… Eso es bueno. Por ahorita no tengo fotos de mí en la actividad, pero sí tengo fotos. (Me encontré con una amiga de Óptica, y al final me hice compa de la mitad del departamento). Después se las paso.

Finalmente empecé el semestre. Estoy llevando cinco cursos, cuyo detalle les describo a continuación:

Fonología 2: Trata de fonética, o de cómo hace la boca para producir los sonidos humanos.
Sintaxis 2: Trata de cómo se ordenan las palabras en las oraciones. Para estudiar eso nos enfocamos en las teorías de 1994 para acá, en particular en el Minimalismo de Chomsky.
Revitalización de lenguas: Esta clase se ve muy interesante. La profe es una señora de la tribu Ute de California, y durante las clases conversamos sobre los métodos, las esperanzas y frustraciones asociados a la revitalización de las lenguas indígenas y minoritarias. Además, como parte del curso, la señora nos está enseñando un poquito de su idioma, la lengua Ute, usando un método de inmersión. Ahí les cuento cómo nos va.
Japonés clásico: Resulta que, como cualquier grupo de personas del planeta, los japoneses de hace mil años hablaban diferente que los japoneses de ahora. Yýy, estoy llevando un curso de cómo era ese japonés antiguo. Por ahora me está gustando mucho; vamos a ver cómo progresa.

Al igual que el semestre pasado, les desgloso cuáles son los universidades en las cuales se doctoraron mis profesores de este semestre:

Lugares de doctoramiento de los profesores en primavera 2011. (Tengo 5 profesores; cada uno se doctoró en una universidad diferente).

Como es principio de semestre y la carga académica todavía no es taáan pesada, aproveché un día de estos para salir a pasear por los alrededores. Me di cuenta de que, por dicha, el bus público sí llega hasta un lugar histórico que se llama la Misión San Xavier del Bac, un edificio de hace unos 300 años situado en el centro del territorio indígena Tohono O’odham. Me fui con algunos chiquillos latinos, y pudimos pasar varias horas explorando el lugar, cuyo interior estaba decorado según el estilo ultrabarroco mexicano. (Y sí, ultrabarroco es una palabra). Vimos la iglesia, vimos a una quinceañera tomándose fotos con toda su familia, comimos pan frito indígena… ¡Un buen paseo! Pronto escribiré una entrada completa sobre esto, pero por ahora, les dejo algunas fotos para que se antojen.

Iglesia de San Xavier del Bac. (Haga clic en la imagen para ver una versión más grande la misma).

Y (para terminar el fast forward), el fin de semana pasado fue mi cumpleaños. (¡Oh, sí!). Lo organicé un poco a la carrera, pero al final algunos de mis compas en Tucsón y yo fuimos a comer pizza a un lugarcillo que se llama Sin Anchoas. (Fue complicado encontrar mesa porque esa tarde eran como las semifinales del futból americano, pero al final sí se pudo). Comimos pizza, bromeamos… la pasamos bien, por dicha. ¡Y mucha gente me mandó felicitaciones! Como cien personas en el Facebook. Y, para terminar el día, por dicha pude soplar candelitas con mi familia y con Lí. (Mi queque era una barrita de banano de las que me mandaron los chiquillos hace meses. Era eso o una tostada con jalea de piña). ¡Incluso recibí regalos! Una muchacha rusa que está en mi clase de Revitalización me regaló unos confites rusos. Betsy y la familia me regalaron libros para la U, y Lí me regaló una olla para hacer arroz en el microondas. (Algo que me alegra más de lo que ustedes se pueden imaginar).

Mosaico cumpleañero. (Haga clic en la imagen para ver una versión más grande la misma).

Seis semanas. Seis semanas en que he tenido muchas oportunidades de sonreír, por dicha. Seis semanas para tratar de seguir caminando. Gracias demasiadas a todos los que me acompañaron en este tiempo, y ahora, ¡a seguir trabajando! Prometo que continuaré contándoles de mis retos aquí, y de cómo se desarrolla el segundo semestre, un semestre que de seguro estará lleno de emociones fuertes. Por ahora, tengo que ir al súper y lavar la ropa. La vida es simple, la vida es complicada… La vida es interesante, la vida es bonita. La vida sigue.

Esta entrada fue publicada en Rolando, Viaje. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fast Forward: Seis semanas

  1. Tessy dijo:

    yay! buena frase de cierre😉 y buen post! ahora por cierto quiero pedirte unas de esas fotos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s