Árboles otoñales en Tucsón

Honestamente yo no creía que aquí hubiera “otoño”. Después de todo, la mayoría de las plantas aquí son cactos, y los cactos en realidad no tienen hojas. Aunque bueno… la verdad es que sí tienen. Las “hojas” de los cactos son las espinas. En los ancestros de los cactos, las hojas se hicieron puntiagudas para proveer una defensa contra los animales herbívoros. También se redujeron de tamaño para minimizar el área de evaporación. Además, en algunos cactos con capas muy densas de espinas, las espinas ayudan a darle darle sombra al tallo de la planta ([1] [2]).

[Pausa ñoña. Digámoslo como se debe: Hace millones de años, había plantas de cacto. Algunas, por azar, tenían hojas más puntiagudas, mientras que otras, por azar, tenían hojas menos puntiagudas. Los depredadores evitaban las hojas puntiagudas, y así todos los cactos con hojas no-picudas eran comidos. Con el tiempo, solo iban sobreviviendo los cactos que tenían hojas más picudas, y así la especie fue cambiando de tener hojas normales a tener hojas ultrapicudas. A esas hojas nosotros las llamamos “espinas” hoy en día. Los cactos que vemos son los sobrevivientes de esa guerra evolutiva contra los depredadores. Fin de pausa ñoña] [Nota personal: Con razón los cactos me odian tanto. Creen que me los voy a comer. Y talvez… ¡tienen razón!].

El punto es que… Yo no creía que aquí hubiera otoño, primero porque casi todas las plantas son cactos, y segundo porque los desiertos y los bosques son dos ecosistemas bastante diferentes. De seguro en el norte habrá otoño, pero aquí… jamás, pensaba yo. Pues supongo que cometí un error. ¡Aquí sí hay color otoñal! Poquito, pero hay.

Árboles otoñales en Tucsón. Si desea ver el detalle de las hojas, haga clic en la imagen. Si no, no.

Aquí en el pueblo hay sistemas de irrigación, así que sí crecen árboles. (Repito, dentro del pueblo de Tucsón. En las afueras lo que hay es desierto). En mi patio, por ejemplo, hay zacate y arbustos, y en el jardín botánico de la universidad hay muchas especies de otras latitudes. Y un día, caminando casualmente hacia la biblioteca de la U, empecé a notar que algunos árboles se estaban poniendo rojáceos. ¡Así que sí estoy pudiendo ver un poquito de otoño!

Las fotografías de arriba son solo dos de las que pude capturar. Espero poder tomar más en los próximos días para compartirlas con ustedes.

Esta entrada fue publicada en Rolando. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Árboles otoñales en Tucsón

  1. Jenny Castro dijo:

    Q éxito el otoño… pero además de los árboles rojos y amarillos, q más sucede? está más frío? muy ventoso?
    Saludos amigo!!🙂

  2. Fobbo dijo:

    Jejeje todo el cambio de tema sobre los cactos! Ese es mi Rulo😛
    Viva el otoño! Que lindo se ve! Por otra parte, aqui todo lo que se ve son los efectos del cambio climatico…estupido Al Gore (xD)

  3. Estoy de acuerdo con Fabi…. lluvia, lluvia y más lluvia. Nada tan romántico como hojitas de colores😦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s