Día de los Muertos, parte 2

En el episodio anterior de El Bódrico Mundo de los Bodrios: Violines en el Cielo:

Tres ceremonias; tres celebraciones muy diferentes: Halloween, Día de los Muertos mexicano, y Día de los Muertos de Tucsón… El desfile de Día de los Muertos es una actividad anual, cuyo objetivo es que la gente haga catarsis a través de una caminata disfrazados por la ciudad… “La procesión es un santuario para la comunidad, para expresar sus penas y pérdidas en una celebración de energía creativa y regocijo por la vida”… ¿Hibridación cultural? ¿Transculturación de rituales? ¿Préstamo cultural?

Y ahora, la conclusión…

Salí de la casa como a las 5:30 p.m., listo para llegar al inicio del desfile de Día de los Muertos. Conforme me iba acercando al inicio de la Avenida 4 iba viendo cada vez más gente vestida. Gente vestida de la Muerte, de calavera… Estas fueron las primeras calaveras que me encontré:

Algunas calaveras en el inicio del desfile

Sin embargo, no todo en el desfile eran calaveras. Alguna gente iba para expresar ideas políticas, ideas sobre el medio ambiente…  Había un grupo que llevaba banderas de Palestina, por ejemplo, y otra que llevaba peces de papel manchados con aceite, para simbolizar las manchas de petróleo en el Golfo de México. Otras personas parecían ir simplemente para celebrar la vida. Por ejemplo, ojo a la muchacha de la derecha, la de la foto de “recién casados”. Le pedí que si podía tomarle una foto, y mientras se la estaba tomando me contó que recién se acababa de casar (el día anterior!) con el muchacho que estaba atrás. ¡Y estaban ahí celebrando! Yo alcancé a desearles mucha felicidad, y muchos años juntos en esta vida y en la otra. Ella dijo que “¡esa es la idea!”.

Política, buenos deseos y larga vida

El festival sí tenía algunos poquitos toques latinos-mexicanos. De vez en cuando había muchachas con un vestido tipo Frida, con flores en la cabeza y con la cara pintada como si fueran calaveras. Algunas carrozas tenían calacas que recordaban a las calacas mexicanas… Y me alegro mucho de poder reportar que alguien pasó vendiendo calacas de azúcar. ¡Y eso nunca es malo!

Elementos mexicanos en el Desfile de Día de los Muertos de Tucsón

El festival estaba muy bonito, pero se parecía más al carnaval de San José que a “un santuario para la comunidad, para expresar sus penas y pérdidas”. En serio, el desfile tenía batucadas, tambores, y gente vestida como en El Cadáver de la Novia. Al final del desfile tenían un espectáculo de luces y concierto… Y por la calle incluso vi pasar algún homenaje a Michael Jackson caminando por ahí:

Cabezotas: Calacas y Michael Jackson

Por cierto, la gente de la siguiente foto no está muerta, ¡está viva! De camino de regreso del desfile caminé por la Avenida Cuarta, un lugar bonito de Tucsón donde hay tiendas de artesanías, restaurantes, y donde está en general la parte más enseñable de la ciudad. El túnel entre la Avenida Cuarta y el centro de la ciudad (encima del cual pasan las líneas del tren Amtrak) fue inaugurado el año pasado, y tiene unos mosaicos muy bonitos con los “Rostros de Tucsón”. Estas son las fotos que aparecen ahí:

“Rostros de Tucsón” en el túnel al final de la Avenida Cuarta. (¡Están vivos!)

Por cierto, la primera parte del desfile la hice solo, pero como a la mitad me encontré a Diana y a Pedro, un par de mis compañeros de la beca Fulbright. Ellos son como bien fiesteros para la vida, entonces se pintaron y se metieron de lleno en el espíritu del día. Y en el camino de regreso, finalmente pude comerme algo rico en un puesto en la calle. ¡Me comí un perro caliente al estilo Baja! (¿Cuál es el secreto? Ponerle frijoles rojos enteros Y tocineta curada ligeramente en jarabe de maple. Encima de eso le ponemos tomatito picado y salsas… solo bueno. Pueden ver el delicioso resultado aquí). Supongo que debo haberle caído bien al Sammy, el sous-chef del puesto, porque me dejó tomarles fotos haciéndola la comida.

¡Gente!

Y esto me trae a los principales comentarios de la noche:

1. El idioma de Tucsón. A pesar de que Sammy le hablaba en español a otra señora que estaba trabajando con él en el puesto, sencillamente no me hablaba en español a mí. Yo le respondía en español, como indicándole que cambiáramos de idioma, y el mae no switcheaba. Y eso me ha pasado más de una vez aquí. Supongo que los latinos que sí hablan inglés se precian de hacerlo y prefieren comunicarse en inglés, como para demostrar que “son de aquí”. (Eso me pasa hasta con el mae de mantenimiento del apartamento. El mae se hace llamar George, pero tiene un tarro de Jorge que no puede con él. Él habla inglés con acento latino, pero por más que le digo buenos días y gracias, el mae nunca me responde en español). ¿Tendrá eso algo que ver con el “alma” de Tucsón?

2. ¿Procesión o carnaval? Durante la procesión de Día de los Muertos yo no sentí ni por un momento que estuviera en una procesión, o que alguien alrededor mío estuviera de duelo. Lo que más se oía eran las batucadas y la gente vestida como si fuera un Halloween por media calle. Si la intención original de la artista era generar un ambiente que de condujera a la meditación y la solemnidad, me temo que esa intención se perdió. Si la intención era que todo mundo se divirtiera un rato en un espacio multicultural y que pudiera quejarse de las cosas… pues supongo que eso sí se mantiene. Creo que el festival es una versión cambiada de los rituales mexicanos, así que… por lo menos por ahora, voy a decir que es un préstamo cultural. Digamos que esto es un juicio preliminar y que lo verificaremos en el desfile del próximo año.

Sí me queda una pregunta. Si este evento es solo un Halloween más para la comunidad, ¿porqué había tanta gente que evidentemente había pasado horas diseñando su vestido? Las decoraciones de las fotos anteriores tomaron mucho tiempo y esmero… ¿Porqué habría la gente de hacer eso? ¿Qué sienten ellos al desfilar en honor al Día de los Muertos? Eso no lo sé. Y es solo una de las cosas que me he dado cuenta que no entiendo de este lugar. Este pueblo tiene un alma que no le he logrado ver todavía… Espero poder verla poco a poco. Tucsón, debo admitir que despertaste mi atención.

Esta entrada fue publicada en Rolando. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Día de los Muertos, parte 2

  1. Fobbo dijo:

    Tucson sigue siendo dema intercultural para mi pobre entendimiento jajaja… Y con lo q era un carnaval pues supongo q esa era la intencion original de Mexico, no?🙂 Nom nom deberias de traernos calaquitas de azucar =P

  2. maría dijo:

    Por fin he tenido tiempo de sentarme a “vinear” tu blog.
    Me alegro de que la estés pasando tan bien y aprovechando tu experiencia intercultural. Me encantaron tus comentarios sobre la celebración del día de los muertos en Tucson. Responde a una actividad de hibridez cultural o “re-envío” tal y como la entendemos en teoría poscolonial: “te devuelvo tu cultura pero interpretada por la mía”.
    Un gran abrazo y feliz año!

    María.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s